Inicia sesión | Regístrate

Tendencias futuristas que demanda el consumidor


La competencia del milenio a la que se enfrenta el agroproductor


La industria agropecuaria ha sido parte de los avances tecnológicos, a comienzos del siglo XX se comenzaron a hacer los primeros estudios para poder producir carne sin necesidad de la crianza del animal.


Dentro de las tendencias del sector agropecuario, tres son los factores que determinantes en cuanto a la producción y el consumo de alimentos:

  • Cambio climático
  • La salud de los consumidores
  • Seguridad alimentaria (entendida como el derecho de todas las personas de tener una vida sana y activa)


¿Por qué el cambio climático?


Las estimaciones indican que el ganado es responsable del 14.5% de las emisiones de gases de efecto invernadero y también es responsable de una parte de la deforestación que se lleva a cabo para alimentarlo.


Por esta razón, se están buscando alternativas para continuar produciendo las proteínas que los productos de origen animal aportan al ser humano pero sin contaminar el medio ambiente. Con este motivo han surgido innovaciones tecnológicas, como la carne in vitro, impresión 3D de los componentes de la carne o incluso fuentes alternativas de proteínas como las algas e insectos, que han tomado cada vez más relevancia en los años recientes.


Más personas están optando por dietas a base de plantas, prescindiendo lo más posible de consumir carne para así contribuir a la disminución de la emisión de gases de efecto invernadero y a la no destrucción de hábitats naturales.


De acuerdo con la FAO: La carne, la leche y los huevos proporcionan el 34% de la proteína que se consume en todo el mundo, e igualmente micronutrientes esenciales como la vitamina B12, vitamina A, hierro, zinc, calcio y riboflavina.


Pero ¿cómo disminuir el daño ambiental? El dejar de consumir carne no es la solución, es el sector ganadero quien tiene la solución. La FAO propone 3 soluciones:

  1. Mejoras de productividad que reducen las intensidades de emisiones.
  2. Captura de carbono a través de un manejo mejorado de los pastos.
  3. Una mejor integración ganadera en la bio-economía circular.

La salud de los consumidores


El segundo factor, que es la salud de los consumidores, también está definiendo los patrones de consumo y de producción de alimentos.


Actualmente las personas están más conscientes de su salud y del impacto que los alimentos pueden tener sobre ella. Por esto, los alimentos altos en contenidos nutricionales, en vitaminas y minerales, antioxidantes, entre otros, están tomando más relevancia entre la población. Como consecuencia, los alimentos funcionales, los productos orgánicos y los suplementos alimenticios derivados de productos como el alga están ganando popularidad en el mundo.

 


Aunado a eso los consumidores actuales se preocupan más por el contenido nutricional, el aporte que los alimentos les dará: "Los nuevos consumidores priorizan entre los productos que les ofrezcan un mayor valor agregado y que se orienten a la salud ante una situación económica adversa." (Forbes México).


En un estudio realizado por AINIA Consumer, los participantes afirmaron que a la hora de comprar sus productos: la palabra 100% natural tiene la decisión final, si esta se encuentra en el empaque es un hecho que lo adquieren.


La era de la información trajo consigo el hecho de que ahora son cada vez más los consumidores que se informan sobre el origen de los productos que están llevando a sus hogares.


Seguridad alimentaria


La iniciativa privada, los gobiernos e incluso organismos internacionales como el Banco Mundial se encuentran preocupados sobre si las futuras generaciones podrán obtener los alimentos que el cuerpo requiere, pero también que estos alimentos sean nutritivos y sean producidos de manera sostenible. Es por esto que las innovaciones en tecnología están surgiendo hoy más que nunca. Las granjas flotantes en mar abierto son un ejemplo de esto, así como la carne in vitro y las algas.

 


Producir de manera ecológica es una recomendación que favorecerá a que los consumidores confíen y compren esos productos. Hoy en día es común ver a las personas en el supermercado buscar opciones de productos amigables con el medio ambiente. Las generaciones actuales si leen la información que hay en la etiqueta, y si en ella no ven la frase “amigable con el medio ambiente” es muy probable que no compren ese producto, aunque sea más barato que las alternativas.


Finalmente, es importante reconocer también que la era digital arribó hace algún tiempo y llegó para quedarse. Para poder expandir cualquier tipo de empresa, ya sea del sector agropecuario o no, tener presencia en medios digitales es una recomendación que vale la pena seguir.


Pensar en proteínas fabricadas en laboratorios, el uso de plantas, algas o insectos como sustitutos de carne es algo que imaginamos llegaría a suceder, sin embargo, nunca creímos que sería tan pronto y que sin duda alguna llegará a ser la competencia directa del sector pecuario, sobre todo porque el consumidor actual se preocupa ya que quiere buscar alternativas nuevas y sustentables. Es momento de pensar ¿Qué podemos hacer distinto? Y sobre todo ¿Qué podemos hacer mejor?

 

COMENTAR ESTE ARTÍCULO

S

Para comentar sobre este artículo es necesario ser un usuario registrado.






Olvidé mi contraseña

Si aún no tienes tu cuenta, puedes crearla fácilmente y disfrutar de contenido exclusivo.