Inicia sesión | Regístrate

La resistencia de las garrapatas a los Ixodicidas. Un problema serio para la ganadería

  • Virbac México
  • Septiembre 14, 2021
  • 1,217

 

Los ectoparásitos son un problema importante para los productores de ganado en áreas subtropicales y tropicales donde las garrapatas, especialmente Boophilus (Rhipicephalus) microplus, y los agentes patógenos que transmiten, son un gran obstáculo para la producción rentable.


Las garrapatas presentan un ciclo de vida de uno, dos o tres huéspedes, entonces, los ectoparásitos de un huésped pasan las tres etapas de desarrollo de su vida parásita en un solo anfitrión. En las garrapatas de tres hospedadores, cada una de las etapas larvaria, ninfa y adulta se alimenta y engorda en un hospedador diferente antes de mudar a la siguiente etapa.

 



En la ganadería, las infestaciones de garrapatas en el ganado se han combatido principalmente con productos químicos, administrados por aspersión, a manera de rociado manual o automático y, más recientemente en forma de vertido pour on (a lo largo del lomo del animal), y aplicaciones inyectables de productos endectocidas.



La resistencia a los acaricidas por parte de las garrapatas


La resistencia es la consecuencia inevitable del uso de acaricidas. La Organización Mundial de la Salud (OMS) (1957) definió la resistencia como “el desarrollo de la capacidad en una cepa de artrópodos para tolerar dosis letales de un producto toxico para la mayoría de los individuos de una población normal de la misma especie”. Esta capacidad es producida y se hereda a través del efecto selectivo de sustancias químicas que afectan la selección de genes de resistencia preexistentes en niveles bajos en una población. Dicho en otras palabras, la resistencia es la expresión fenotípica de un proceso evolutivo acelerado por la selección química y, a menudo, involucra caracteres heredados.


El proceso se produce principalmente a través del efecto selectivo de los productos químicos que favorecen a los mutantes resistentes preexistentes en poblaciones de campo de garrapatas. Los acaricidas no matan a todas las garrapatas del hospedador, entonces, las que sobreviven pueden desarrollar resistencia y el riesgo de que esto suceda aumenta si la población de garrapatas susceptibles se elimina completamente por el uso excesivo dejando solo la población de garrapatas resistentes.


En adición, cualquier químico utilizado para el control de garrapatas, al interferir con algún sistema bioquímico o fisiológico para producir su efecto letal, atraviesa varios obstáculos  antes de alcanzar su objetivo como tóxico activo. Por tal motivo, cualquier cambio en la naturaleza de estas barreras, o en el alcance de su actividad, también puede reducir la concentración efectiva del producto. Este cambio puede ocurrir a través de una mutación aleatoria espontánea, antes o durante el uso de ciertos garrapaticidas, generando individuos con esta característica beneficiosa de sobrevivencia.


La resistencia de las garrapatas a los productos químicos representa una amenaza económica real para la ganadería, ya que son un recurso limitado que debe conservarse puesto que, el costo de desarrollar uno nuevo se estima en varios millones de dólares. Sí reflexionamos sobre los costos económicos de la resistencia y el desarrollo de nuevos acaricidas, es imperativo prolongar su buen uso y eficacia.


Las razones de la selección más rápida de resistencia en garrapatas de un solo huésped son numerosas donde destaca el corto tiempo en que se desarrolla toda una generación, situación  que permite una exposición más frecuente a los acaricidas. El ciclo de vida más corto también conduce a una rápida sucesión de generaciones de garrapatas expuestas a los productos químicos, lo que resulta en la eliminación selectiva de la mayoría de las garrapatas, que eran los individuos susceptibles de la población.


Pongamos por caso,  Boophilus (Rhipicephalus) es una garrapata de un hospedador y todas las etapas ocurren principalmente en el ganado al mismo tiempo y toman tres semanas desde el momento en que las larvas se adhieren hasta el momento en que los adultos se desprenden.





Como el ciclo de vida es tan corto, supongamos que esta especie de garrapata puede lograr 3 a 4 generaciones por año en el trópico mexicano, lo que significa que las garrapatas permanecen en el hospedador durante 63 a 84 días cada año y potencialmente pueden estar expuestas en múltiples ocasiones durante el año. Durante el ciclo de vida de esta garrapata las tres etapas parasitarias de desarrollo están expuestas en cada tratamiento, lo que aumenta la probabilidad de selección de resistencia.


Desarrollo de la resistencia


La velocidad a la que se desarrolla la resistencia está influenciada desde luego por el grado de dominancia de los genes resistentes, por lo tanto, cuanto más abundante sea el número de individuos inicialmente resistentes, más rápido se desarrollará la resistencia. Ahora bien, la eficacia del acaricida utilizado, junto con la frecuencia de aplicación, darán como resultado la rápida eliminación de una mayor proporción de garrapatas susceptibles. Es decir, la tasa de selección será más alta y como consecuencia, se genera una mayor incidencia de cruzamiento entre miembros resistentes dando lugar a una descendencia genéticamente resistente.


Entonces, de la misma manera la duración del ciclo de vida de las garrapatas influye en la presentación de la resistencia, puesto que cuanto más corto sea el ciclo de vida, más rápido será el desarrollo de resistencia. Una rápida sucesión de generaciones de estas garrapatas estará expuesta a los productos químicos, lo que dará como resultado la eliminación selectiva de un gran número de individuos susceptibles en esa población.


De igual forma, la persistencia del garrapaticida por su actividad residual o el uso previo de productos similares en la población también puede influir en la tasa de desarrollo de resistencia. Así mismo, las altas dosis de aplicación de garrapaticidas eventualmente seleccionarán el más complejo y peligroso mecanismo de resistencia. Alternativamente, es importante recalcar que cuando se usa una sustancia química a una tasa de dosis baja, la presión de selección es baja, ya que la sustancia química es menos eficaz y sobreviven más miembros de la población, pero seguirán siendo susceptibles en dosis correctas.


En resumen, para que las garrapatas menos susceptibles sobrevivan y formen el núcleo de las cepas resistentes del ectoparásito, el mecanismo por el cual se confiere la resistencia debe ser heredable y debe transmitirse de una generación a la siguiente.


Estrategias para enfrentar la resistencia a los acaricidas


Existen contramedidas para superar la resistencia a los garrapaticidas cuando se ha detectado en una población de garrapatas. Estas tácticas pueden retrasar o probablemente evitar el desarrollo de resistencia a nuevos acaricidas. Se han propuesto estrategias de manejo de la resistencia que implican reducir la frecuencia de aplicación para minimizar el período de selección al retener garrapatas susceptibles dentro de una población de garrapatas y evitar altas dosificaciones. La detección, el seguimiento y la evaluación de riesgos de la resistencia a las garrapatas son requisitos importantes para desarrollar estrategias exitosas de control. Identificar la presencia de resistencia de las garrapatas con métodos confiables de prueba autorizados por la secretaria de desarrollo rural (SADER) nos permitirá utilizar el acaricida adecuado o la adición de otros ingredientes sinérgicos. Otra estrategia es retrasar el desarrollo de resistencia utilizando un solo acaricida durante el mayor tiempo posible, hasta que los resultados de laboratorio resalten el desarrollo de resistencia, luego se debe cambiar a otro grupo de acaricidas.





En mi opinión, se necesitan programas de tratamiento sólidos basados ​​en la ecología para maximizar la eficacia de los acaricidas, al tiempo que se reduce el número de aplicaciones. La efectividad de estas maniobras en el retraso de la resistencia, aumentará si estas estrategias químicas se integran con medidas de control no químicas como el uso de ganado tipo cebú resistente a las garrapatas y prácticas culturales relacionadas con el mantenimiento de potreros que implican actividades que nos permiten manipular o modificar el hábitat con la finalidad de afectar de manera adversa el desarrollo de la garrapata (Rodriguez-Vivas et al. 2014). Estas actividades tienen un efecto sobre el microclima lo que ocasiona desestabilización de la población por la modificación del entorno de la garrapata y por ende un efecto negativo en su dinámica poblacional. Su mayor efecto es sobre la fase de vida libre.


Finalmente, una forma de minimizar la selección residual en el tratamiento de garrapatas es incrementar el intervalo entre tratamientos y mantener la concentración del químico activo en el nivel recomendado por el fabricante.


En definitiva, el uso de acaricidas con incesante frecuencia y altas concentraciones son las principales causas de resistencia a las garrapatas en México. La alta frecuencia de tratamientos y el uso excesivo de los garrapaticidas han eliminado las garrapatas susceptibles de la población en aquellos predios que presentan resistencia, dejando solo las resistentes para aparearse, lo que dio lugar a una población de garrapatas resistentes homogéneas.


Para retrasar la resistencia, este enfoque debe reevaluarse y debe implementarse un cambio hacia un control de garrapatas menos intensivo y más táctico. Por ejemplo, el control estratégico de garrapatas con la aplicación de productos solo en épocas críticas del año y el uso de ganado adaptado localmente debería ayudar a mantener la estabilidad endémica.


Con base en lo anterior, se debe considerar un nuevo y vigoroso programa de control de garrapatas que incluya pruebas regulares para monitorear la resistencia y determinar qué grupo de garrapaticidas es el más eficaz. Luego, use este producto con moderación en un umbral o programa estratégico. Considere utilizar otros grupos de acaricidas con diferentes mecanismos, por ejemplo reguladores del crecimiento o endectocidas que le permitirán reducir la frecuencia de aplicación ya que es una de las principales causas de resistencia (tratamiento estratégico en base al umbral económico). Desarrolle técnicas de manejo de pastos donde el ganado no encuentre fácilmente garrapatas y, por último analice la viabilidad y rentabilidad de incluir un programa de control que reduzca la carga de garrapatas de tal modo que el impacto económico sea evitado y el efecto adverso de las garrapatas y la transmisión de enfermedades sea minimizado.

 



El programa ganado limpio, promueve estrategias de control sostenibles para el manejo de los parásitos del ganado

 



Cuando se trata de limpiar el ganado de parásitos internos y externos, los ganaderos deben hablar con su veterinario, o asesor de salud animal Virbac para obtener consejos sobre cómo implementar un plan de control integral.


Y recuerde…



Menos larvas en los potreros, menos garrapatas en los animales por lo tanto, menos baños y menos manejos en el ganado


Revisión bibliográfica.


Rodriguez-Vivas RI, Rodríguez-Arévalo F, Alonso-Díaz MA, Fragoso- Sánchez H, Santamaría VM, Rosario-Cruz R (2006b) Prevalence and potential risk factors for amitraz resistance in Boophilus microplus ticks in cattle farms from the state of Yucatan, Mexico. Prev Vet Med 75(3–4):280–286

 

COMENTAR ESTE ARTÍCULO

S

Para comentar sobre este artículo es necesario ser un usuario registrado.






Olvidé mi contraseña

Si aún no tienes tu cuenta, puedes crearla fácilmente y disfrutar de contenido exclusivo.