Inicia sesión | Regístrate

La mastitis colibacilar y su importancia en la dinámica de infección en los hatos lecheros

  • Hipra
  • HIPRA
  • Agosto 16, 2021
  • 1,134

 

1.-Introducción


A pesar de los esfuerzos de ganaderos y técnicos para mejorar la salud de ubre de los rebaños, la masmitis colibacilar sigue siendo un problema importante en muchas ganaderías. En granjas donde las mamitis de origen contagioso están prácticamente erradicadas y con bajos recuentos celulares de tanque, entre el 20 y el 40% de los episodios de mamitis clínicas son provocados por coliformes. Escherichia coli, Klebsiella spp. y, en menor grado, Enterobacter spp. son los coliformes más comúnmente aislados de episodios clínicos de este tipo. La presentación del cuadro clínico y sus costes derivados (leche retirada, coste tratamiento, reposición por muerte o sacrificio del animal, etc.) es muy variable y depende primordialmente, más que de la patogenicidad de la cepa implicada, factores ligados a la vaca.


En el presente artículo discutiremos los factores predisponentes y las medidas de prevención para luchar contra esta patología.


2.-Patogenia


Escherichia coli, así como la mayoría de las bacterias Gram-negativas, tiene en su membrana celular externa una macromolécula característica y esencial denominada lipopolisacárido (LPS). Este LPS es el principal factor de patogenicidad de la bacteria y el desencadenante del típico cuadro de mamitis hiperaguda por coliformes.


La inyección intramamaria experimental de LPS en animales sanos provoca la misma sintomatología y es dosis dependiente, provocando la muerte del animal a dosis altas. La


bacteria penetra únicamente vía canal del pezón, se multiplica rápidamente en la cisterna de la ubre y, en el proceso de multiplicación y lisis, la toxicidad y la potente capacidad inductora de citoquinas inflamatorias del LPS provoca en la vaca una sintomatología generalmente aguda, que cursa con una pérdida casi total de la producción láctea, una inflamación aguda del cuarto afectado y, a menudo, pérdida de apetito, fiebre, decaimiento, shock y en algunos casos la muerte del animal. Dependiendo del estado inmunitario de la vaca, la presentación puede ser no tan aguda. La infección crónica con episodios clínicos recurrentes también puede ocurrir, pero es menos frecuente.

 


La capacidad del sistema inmunitario de la vaca es clave para limitar la rápida proliferación de E. coli en la ubre y reducir la acción tóxica del LPS. Los neutrófilos son los principales actores en la lucha contra las infecciones intramamarias. Se encargan de secuestrar, matar y eliminar al patógeno, ayudados por anticuerpos opsonizantes, principalmente IgG2 y citoquinas proinflamatorias, las cuales son responsables del paso masivo de neutrófilos desde los capilares sanguíneos de la ubre hacia la cisterna. La rápida movilización de los neutrófilos hacia la ubre es fundamental para reducir los efectos del cuadro clínico.


Respuesta inmunitaria en suero y leche al vacunar con STARTVAC®

 


 

 

3.- Factores predisponentes


La mayoría de las infecciones intramamarias por coliformes se dan en las primeras semanas del período seco y, sobre todo, en el periparto. Además, prácticamente la mitad de las mamitis clínicas que ocurren dentro de los primeros 100 días en lactación tienen el origen en el secado y periparto. La presentación aguda o hiperaguda de la mamitis colibacilar no es exclusiva del posparto, pero sí un elevado porcentaje. Las infecciones intramamarias por coliformes en la lactación avanzada provocan casos leves o moderados que el propio sistema inmune de la vaca es capaz de resolver y a menudo pasan desapercibidos.


El inicio del período seco es una fase de riesgo debido principalmente a:

  • Incremento de la presión en el interior de la ubre que, a veces, provoca pérdidas de leche y también del antibiótico de las jeringas de secado, dejando el esfínter abierto, por donde pueden penetrar bacterias.

  • Proliferación bacteriana en la piel del pezón, fruto del cese del ordeño y la práctica de pre y post-dipping.

  • Retraso en la formación del tapón de queratina. Hay vacas que tardan días, incluso semanas, en sellar el pezón.

  • Una higiene deficiente al aplicar las cánulas intramamarias de secado puede provocar infecciones intramamarias.


El periparto es también una fase de riesgo debido a que el sistema inmune se ve comprometido por varios factores:

  • El parto en sí mismo es estresante para la vaca. Los niveles plasmáticos de cortisol experimentan un fuerte incremento fisiológico, necesario para el desencadenamiento del parto y el calostro génesis. El cortisol inhibe la respuesta inflamatoria e influye negativamente en la funcionalidad de los neutrófilos.

  • Balance Energético Negativo (BEN). Hay infinidad de estudios que relacionan el BEN con patologías posparto. El incremento de las necesidades energéticas en el posparto, unido a una capacidad de ingesta reducida, provoca la movilización de reservas grasas que, tras su metabolización en el hígado, pueden provocar cetosis. Los cuerpos cetónicos influyen negativamente en la capacidad de migración y reclutamiento de neutrófilos hacia la ubre, en la fagocitosis y también en la capacidad de oxidación y destrucción por parte de los neutrófilos.

  • Estrés. Factores estresantes como calor, estrés metabólico, competencia, transporte, etc. inducen la secreción de cortisol y provocan inmunosupresión. En el posparto, el estrés es un círculo vicioso. Vacas estresadas comen menos, con lo que el BEN se alarga o acentúa, y la inmunosupresión se potencia.


Otros:


* Pérdidas de leche, fruto del incremento de la presión intramamaria al final del período seco. El esfínter está abierto para la entrada de patógenos.


* La mayoría de las formulaciones antibióticas de las cánulas de secado no cubren la fase final del secado, especialmente en secados estándares de 60 días. Además, la mayoría de los productos que hay en el mercado presentan una actividad limitada frente a los Gram negativos.


* Ordeño posparto a menudo dificultoso por el edema de ubre, que provoca admisiones de aire durante el ordeño, facilitando la entrada de patógenos hacia la cisterna.


4.- Tratamientos


El tratamiento se debe enfocar hacia la vaca, no hacia la bacteria. E. coli se multiplica rápidamente en la ubre alcanzando el pico de concentración en menos de 12 horas (Erksine et al 1989). El reconocimiento de los signos clínicos de mamitis colibacilar ocurre normalmente después de la máxima concentración bacteriana en la ubre. Esta idea pone en duda la conveniencia de tratar con antibióticos la mastitis colibacilar. Además, hay muchos estudios que demuestran la pobre eficacia de los tratamientos antibióticos contra las mamitis por Gram negativos. Por lo tanto, nos centraremos en el tratamiento sintomático:


1. Suero hipertónico salino IV. La vaca debe tener acceso libre a agua limpia y fresca.

2. AINEs para controlar fiebre e inflamación.

3. Calcio, hierro y vitaminas ADE para potenciar la función de los neutrófilos.

4. Oxitocina y ordeños frecuentes. El propio dolor e inflamación inhibe la bajada de la leche. La oxitocina ayuda a un mejor vaciado de la ubre, eliminando así mayor número de bacterias.

5. Antibióticos ativos frente a Gram negativos por vía parenteral (como preventivo de la sepsis, no para curar la infección).


5.- prevención


Teniendo en cuenta la baja eficacia de cualquier tratamiento frente a la mamitis colibacilar hiperaguda, la prevención es el mejor tratamiento posible. Conociendo los períodos de máximo riesgo y los factores predisponentes, las estrategias de prevención se centran básicamente en 2 vías:

  1. Minimizar la exposición de la punta del pezón a la bacteria presente en el ambiente:
  • Extremar la higiene de las zonas de descanso de las vacas, especialmente patios de secas, pre y posparto; teniendo en cuenta que estos son los períodos de máximo riesgo de contraer infección intramamaria por coliformes. Cubículos o camas limpias y secas son claves para evitar la proliferación de E. coli en las zonas de reposo. Los materiales inertes, como son la arena o marmolina, son más adecuados que los orgánicos (paja, serrín o cascarilla), proliferando menos las bacterias.
  • Ordeñar pezones limpios y secos.

  1. Incrementar la resistencia del animal a la infección:
  • Minimizar el estrés de cualquier tipo.
  • Raciones y estrategias de alimentación que reduzcan al mínimo el BEN y su duración en el tiempo. El objetivo es maximizar la ingesta de materia seca.
  • Asegurar los aportes necesarios de Vit E y Se en la ración, importantes para el sistema inmune, ya que incrementan la actividad fagocitaria de los neutrófilos. Los estados carenciales de estos elementos incrementan la posibilidad de sufrir mastitis y también la severidad y duración de la infección.
  • Vacunación. La vacunación contra la mamitis colibacilar es una estrategia comúnmente implementada en granjas lecheras de los Estados Unidos (entre el 40-65% de las granjas la aplican). Las más utilizadas son vacunas basadas en la cepa J5 de E. coli. Esta cepa es un mutante que carece de la cadena O-polisacárido del LPS, dejando expuesto al sistema inmunitario el antígeno “Core” del LPS. A diferencia de la cadena O-polisacárido, la composición y estructura de dicho antígeno “Core” se encuentra muy conservada entre los distintos Gram-negativos, por lo que las vacunas con J5 inducen anticuerpos opsonizantes “anticore” con inmunidad cruzada contra diferentes cepas de E. coli y otros gram negativos. La eficacia de la vacunación en la protección contra la mamitis colibacilar aguda ha sido demostrada en diferentes estudios de campo. En numerosas referencias bibliográficas se constata que la inmunización con J5 no previene las infecciones intramamarias por coliformes, pero sí reduce la aparición del caso clínico, su severidad y las pérdidas económicas por muerte o sacrificio del animal.


Según algunos estudios económicos llevados a cabo en los EE. UU., un programa vacunal contra este tipo de mastitis es económicamente rentable cuando más del 1% de las lactaciones se ven afectadas por mamitis colibacilar.


De acuerdo con la bibliografía, la vacunación puede ser una herramienta de gran utilidad en la prevención de las mastitis causadas por Gram-negativos en granjas donde existe tal problemática. Considerando que el posparto es el período más crítico y donde se dan la mayoría de los casos clínicos por las causas ya citadas, el objetivo deber ser potenciar la inmunidad en este período, vacunando los animales en el secado y revacunando antes del parto. Una dosis de recuerdo durante los primeros meses de lactación debe ser aplicada para prolongar la duración de la inmunidad.


En climas cálidos y húmedos, donde la incidencia puede ser alta en los meses de verano, una dosis de recuerdo a todos los animales podría proteger también el rebaño.


Conclusiones


La mastitis colibacilar es una patología importante en muchas explotaciones por el impacto económico que conlleva. La prevención es la mejor herramienta para controlar este problema. El manejo del período seco y en el periparto es clave. Vacas alojadas en patios o cubículos limpios, secos y confortables van a reducir las infecciones intramamarias por coliformes. Además, estrategias de alimentación que minimicen el BEN en el posparto y reduzcan el estrés ayudarán a la vaca a luchar contra la mastitis hiperaguda. Por último, hay que señalar que un protocolo de vacunación en el secado puede ser de gran ayuda para prevenir los casos clínicos por coliformes en las explotaciones donde exista esta problemática.


*Plan de los 7 puntos



Bibliografia


1. Bradley et al. 2001 Adaptation of E. coli to the bovine mammary gland, J Clin Microbiol Mai 2001; 39(5):1845-9).

2. Passey S, Bradley A, Mellor H. Escherichia coli isolated from bovine mastitis invade mammary cells by a modified endocytic pathway. V et Microbiol. 27 Juillet 2008;130(1-2):151-64.

3. Wilson DJ et al., 2007. Comparison of J5 Vaccinates and Controls for Incidence, Etiologic Agent, Clinical Severity, and Survival in the Herd Following Naturally Occurring Cases of Clinical Mastitis J.DairySci, Sept. 2007 ,90(9):4282-8)

4. Mallard BA, Burnside EB, Burton JH, Wilkie BN. Variation in serum immunoglobulins in Canadian Holstein-Friesians. J Dairy Sci 1983; 66:862–6.

5. Burton JL, Chaiyotwittayakun A, Smith K, et al. Novel applications for coliform vaccine programs. Proceedings of the 41st Annual Meeting of the National Mastitis Council. Orlando (FL); 2002. p. 89–110.

6. Preisler MT, Weber PSD, Tempelman RJ, et al. Glucocorticoid receptor down-regulation in neutrophils of periparturient cows. Am J Vet Res 2000; 61:14–9.

7. David J. Wilson, Ruben N. Gonzalez,Vaccination strategies for reducing clinical severity of coliform mastitis Vet Clin Food Anim 19 (2003) 187– 197.

8. P, Ruegg. Evaluating the effectiveness of Mastitis Vaccines, 2001.

9. Adrian Gonzalez Garrido. Manejo del posparto para el control de las enfermedades Metabólicas. Libro ponencias Congreso ANEMBE2007.

10. Wilson DJ, Grohn YT, Bennett GJ, González RN, Schukken YH, Spatz J.Milk production change following clinical mastitis and reproductive performance compared among J5 vaccinated and control dairy cattle. J Dairy Sci. Oct. 2008; 91(10):3869-79.

11. Jeanne L. Burton,Ronald J. Erskine, Immunity and mastitis. Some new ideas for an old disease Vet Clin Food Anim 19 (2003) 1–45.

12. Erskine RJ, VanDyk EJ, Bartlett PC, Burton JL, Boyle MC. Effect of hyperimmunization with an Escherichia coli J5 bacterin in adult lactating dairy cows J Am Vet Med Assoc. Oct. 2007; 231(7):1092-7.

13. NAHMS Dairy 2007 Part III: Reference of Dairy Cattle Health and Management Practices in the United States, 2007 www.aphis.usda.gov/vs/ceah/ncahs/nahms/dairy/dairy07/Dairy2007_PartIII.pdf.

 

 

COMENTARIOS

Ma. De Lourdes Mortera | Querétaro, México
16 de Ago, 2021 08:28:25 am

RESPONDER

Excelente artículo, por favor mándeme información de mycoplasma en bovinos. Gracias

Ricardo Pereira | Cartago, Costa Rica
16 de Ago, 2021 09:32:23 am

RESPONDER

¡Excelente artículo! Le aporto la importancia del adecuado funcionamiento del equipo de ordeño. En mi experiencia como consultor para la producción eficiente de leche, recomiendo, capacitar al personal de ordeño, constantemente, en lo personal yo lo he implementado con pago de bonos por la eficiencia y calidad en el ordeño. Saludos desde Costa Rica. Gracias por este excelente artículo... 

COMENTAR ESTE ARTÍCULO

S

Para comentar sobre este artículo es necesario ser un usuario registrado.






Olvidé mi contraseña

Si aún no tienes tu cuenta, puedes crearla fácilmente y disfrutar de contenido exclusivo.