• u
    • REGÍSTRATE AQUÍ
  • INICIAR SESIÓN

Ventajas y desventajas de la separación temprana de los bucerros y sus madres. Parte 1

  • Q
  • Marzo 23, 2020
  • G
  • 2891
  • 0
  • j
  • 0
i
Autor: Luis Alberto de la Cruz Cruz
Colaboradores: Néstor Montiel-Urdaneta; José Raúl López-Álvarez; Juan Manuel Vargas-Romero; Héctor Orozco-Gregorio; Herlinda Bonilla-Jaime; Ariel Marcel Tarazona-Morales; Patricia Roldán-Santiago
  • A
  • A
  • A

aLuis Alberto de la Cruz-Cruz; b Néstor Montiel-Urdaneta; cJosé Raúl López-Álvarez; dJuan Manuel Vargas-Romero; eHéctor Orozco-Gregorio; fHerlinda Bonilla-Jaime; gAriel Marcel Tarazona-Morales; hPatricia Roldán-Santiago.

aDoctorado en Ciencias Biológicas y de la Salud, Universidad Autónoma Metropolitana, México D.F., Calzada del Hueso 1100, Col. Villa Quietud, Ciudad de México, 04960, México.

bProfesor Emérito, Departamento de Producción e Industria Animal. Facultad de Ciencias Veterinarias. Escuela de Medicina Veterinaria. Universidad del Zulia, Venezuela.

cInvestigador Auxiliar, Departamento de Rumiantes. Instituto de Ciencia Animal. Carretera central km 47 y medio, San José de las Lajas, Mayabeque, Cuba.

dÁrea de Sistemas Agropecuarios. Departamento de Biología de la Reproducción. División de Ciencias Biológicas y de la Salud. Universidad Autónoma Metropolitana-Iztapalapa. Av. San Rafael Atlixco. Col. Vicentina. C. P. 09340. Ciudad de México, México.

eFacultad de Agronomía y Veterinaria, Universidad Autónoma de San Luis Potosí (UASLP), San Luis Potosí, C. P. 78321, México.

fDepartamento de Biología de la Reproducción, Universidad Autónoma Metropolitana-Iztapalapa. Av. San Rafael Atlixco. Col. Vicentina. C. P. 09340. Ciudad de México, México.

gDepartamento de Producción Animal, Facultad de Ciencias Agrarias. Universidad Nacional de Colombia. C.P. 050034, Medellín. Colombia.

hDepartamento de Reproducción. Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia, Universidad Nacional Autónoma de México. Av. Universidad, Colonia, C.U, C.P. 04510 Ciudad de México, México.




Introducción

Una de las prácticas a las que se someten todos los mamíferos en las unidades de producción, independientemente de su propósito zootécnico es el destete. En condiciones naturales, el destete de las crías implica una transición de la dependencia nutricional y social de la madre a la independencia total, misma que ocurre aproximadamente entre 10 y 12 meses en Bos indicus y Bos taurus [1]. Lo anterior, hipotéticamente podría ser similar al búfalo de agua. En el caso de Venezuela el destete del ganado bubalino se realiza entre los 7 y 9 meses de edad, esto ocurre en las unidades de producción dedicadas a la producción de leche, tanto en ordeños manuales con los ordeños mecánicos. Mientras que en México el destete se realiza a una edad similar, especialmente en los sistemas de producción madre-cría para la producción de carne [2]. Similar sucede en Cuba, donde los sistemas de manejo y alimentación son muy similares a otras regiones de Latinoamérica, el destete se realiza posterior a los 6-8 meses con pesos promedios de 160 y 180 kg [3].

El manejo aplicado a los búfalos depende del objetivo de cría y el nivel de tecnificación de la granja [4]. En muchos países, la cría de búfalos aún mantiene un sistema de crianza tradicional [5], por ejemplo, en Paquistán, el 77% de los bucerros se crían para estimular la eyección de leche al comienzo del ordeño. En estas granjas, los bucerros son destetados entre los 6-12 meses de edad [6]. En la región de América Latina, los búfalos de río, pantano y mestizos se producen con sistemas que varían desde sistemas de pastorero para la producción de carne (Figura 1A), producción intensiva de leche (Figura 1C), hasta en sistemas de doble propósito (Figura 1B) [2,3,7,8]. En el caso venezolano, las unidades de producción principalmente se basan en pastoreos rotacionales o pastoreos intensivos en pastos naturales y pastos cultivados.

Adicionalmente, en muy pocas fincas se suplementa con alimento concentrado (1 a 2 kg) al momento de realizar el ordeño, con el objetivo de estimular la bajada de la leche, al culminar el ordeño la búfala sale a un corral donde los bucerros terminar de vacíar la ubre completamente. Se ha observado que en muchas oportunidades las madres en ordeño pueden ser abordada por tres o cuatro bucerros, conducta natural en los búfalos descrita como alo-amamantamiento o amamantamiento comunitario [9] (Figura 2 A y B).  En este sentido, Murphey et al [10] indicaron que este comportamiento puede ser respuesta a la insuciente leche de sus madres, en consecuencia los becerros pueden reducir el amamantamiento de sus propias madres, que también pudiera ser una respuesta del manejo o poca experiencia materna en búfalas de primíparas.



Por otro lado, en muchas granjas intensivas en la India, Bulgaria e Italia, los bucerros se crían prácticamente sin el contacto de sus madres ya que los bucerros son separados de sus madres a las pocas horas-días después del parto. En Italia y en diversos países, los búfalos son criados en sistemas de estabulación para la producción de leche, el destete temprano en los bucerros es preferido debido a razones económicas asociadas con el mercado de queso mozarella [3,14]. Sin embargo, la práctica del destete temprano tiene diversas ventajas y desventajas en diversos aspectos asociados con la productividad en los bucerros [7]. Es por lo anterior, que el objetivo de la primera parte del presente artículo será revisar y discutir los principales efectos fisiológicos, conductuales, reproductivos y en la producción de leche asociados con la separación temprana de los bucerros y sus madres (Cuadro 1). En el presente artículo utilizaremos el término “bucerro” para identificar a las crías de búfalos, ya que el término “ternero” generalmente se asocia con las crías del ganado vacuno (Bos taurus e indicus).




Efectos fisiológicos en la respuesta de estrés

Los resultados de diferentes estudios en diversas especies han concluido que el destete puede describirse como un factor estresante multifactorial, ya que incorpora elementos nutricionales, físicos y psicológicos que tienen el potencial de causar estrés y en consecuencia, múltiples efectos fisiológicos (Figura 3) con un impacto variable en la productividad y bienestar de los animales domésticos [21–23], particularmente cuando la separación ocurre de forma abrupta [24]. Previamente se planteó la hipótesis que los bucerros pueden ser más vulnerables al estrés que los terneros vacunos cuando son separados de las madres, probablemente debido a que los búfalos son animales muy sociales con instintos fuertes en comparación con los vacunos [25]. Asimismo, hemos observado mayor grado de interacción en búfalas multíparas con sus crías que en búfalas de primer parto, por lo que la paridad podría tener un impacto importante en la susceptibilidad al estrés.



En los bucerros destetados de forma temprana existen efectos fisiológicos contradictorios en relación al destete. Por ejemplo; en un estudio con bucerros Mediterráneo se encontró una mayor concentración de cortisol (2.51 µg/dl en promedio) en los bucerros de 9 días de edad en comparación con los bucerros de 34, 70 y 148 días de edad, probablemente debido a algunos eventos estresantes como, el parto, separación de la madre y cambios en el ambiente [26]. Asimismo, Singh et al. [20] evaluaron el efecto del destete al parto y encontraron niveles de cortisol plasmático significativamente más altos en los bucerros destetados en comparación con los bucerros lactantes inmediatamente después del ordeño (5.0 Vs 3.82 ng/mL, respectivamente). En un estudio en la India se demostró que los bucerros destetados de forma temprana presentan mayor estatus de estrés oxidativo en comaparación con los bucerros en lactancia natural [27].

En otro estudio se encontró que los bucerros destetados a los 56 días de edad presentaron mayores niveles de β-hidroxibutirato en comparación con los bucerros destetados a las 8 semanas posiblemente asociado con un mayor desarrollo del rúmen, lo cual podría ser benéfico ya que esto indicaría un funcionamiento más temprano del rúmen [28]. Recientemente, de la Cruz-Cruz et al. [2] encontraron en bucerros destetados de forma abrupta entre los 7-9 meses de edad alteración en la frecuencia cardiaca, respiratoria, temperatura corporal, así como, altos niveles de lactato y glucosa en comparación con los bucerros que se matuvieron con sus madres, lo cual refleja que la edad y la separación remota tienen un efecto directo en la respuesta fisiológica de los terneros.

En otros estudios se encontró que aunque, los niveles de cortisol se incrementaron ligeramente después del destete, no se observó ningún efecto sobre los parámetros de crecimiento [17]. No obstante, los mismos autores encontraron que los bucerros destetados de forma temprana (3.5 meses de edad) presentaron bajos niveles de metabolitos relacionados con el crecimiento (IGF-1) lo cual repercutió en su crecimiento en comparación con el destete tardío (5.5 meses de edad) [17]. Por otro lado, Bharti et al. [4] descubrió que el destete no afectó los niveles de salud e inmunidad de los bucerros en comparación con aquellos bucerros que se mantuvieron en amamantamiento continuo directamente de sus madres. Otros autores han concluido que cuando las crías se separan de su madre inmediatamente después del parto, la transición abrupta de la alimentación líquida a la sólida parece que no tiene ningún efecto inductor de estrés debido a que se evita la formación del vínculo madre-cría [13]. Aunque, es importante considerar que los resultados presentados podrían tener múltiples factores que se deben considerar como, la edad del bucerro o el grado de independencia a sus madres.

Efectos conductuales

Cuando un mamífero joven se separa de su madre al destete, generalmente se observan varias respuestas de comportamiento [19], entre los cambios más importantes se encuentran las vocalizaciones. Las comunicaciones vocales juegan un papel importante en las relaciones sociales en muchas especies animales [29]. En animales destetados, las vocalizaciones podrían ser manifestaciones de la motivación de las crías para permanecer con su madre [30]. Hemos observado que los bucerros que han permanecido entre 7 a 9 meses de lactancia materna sirviendo de apoyo para el ordeño, presentan alta incidencia de vocalizaciones no solo en los bucerros sino también en las madres inmediatamente después de la separación materna, lo cual refleja que la separación no solo está relacionada con la pérdida de leche sino también con la separación social, en el caso de ganado vacuno de carne se ha mencionado que el conctacto materno porporciona emociones positivas en los terneros.

En el caso de búfalos de raza Murrah, se encontró una alta incidencia de vocalizaciones en las búfalas que se separaron de sus bucerros a los 45 días de edad en comparación con las madres a las que sus bucerros fueron separados inmediatamente después del nacimiento (13 Vs. 9 eventos/animal, respectivamente) [31]. Del mismo modo, en las búfalas que se separaron los teneros a los 45 días después del nacimiento presentaron un mayor número de comportamientos de nerviosismo y agresividad, lo que demuestra que el destete genera un aumento en este comportamiento, especialmente si el destete se realiza después de un período relativamente largo de contacto entre la madre y la cría, en comparación con el destete que se realiza inmediatamente después del nacimiento [31]. Estos cambios de comportamiento podrían afectar las prácticas de ordeño (ver más abajo).

Otros estudios señalan que los bucerros criados artificialmente sin sus madres ocasionalmente presentan mayores alteraciones conductuales, principalmente conductas redirigidas como la succión de objetos en el corral o de sus mismos compañeros [32]. Los bucerros destetados tempranamente, presentaron succión cruzada durante una duración significativamente más larga que el grupo de los bucerros lactantes (5.7 Vs. 2.4 min; P <0.05) [33]. La succión cruzada se ha definido como la succión de un individuo a otro en las orejas, la cola, el prepucio, el área de los pezones y otras partes del cuerpo y es considerada una redirección del comportamiento normal de la succión natural durante el amantamiento dirtecto de sus madres [33] (Figura 4 A-D). En los sistemas intensivos, la alimentación se realiza en baldes lo cual incrementa el tiempo dedicado a estas conductas [27]. No obstante, estos comportamientos anormales pueden causar inflamación o lesiones en el bucerro receptor [34]. En el año 1977 se realizó un estudio en la Estación Experimental El Laral en el que se pudo observar pezones totalmente dañados o bien ausencia de pezones en terneras criollo limonero que fueron criadas en becerreras y a las cuales se les administró leche en baldes (Comunicación personal Nestor Montiel). Por lo tanto, es indispensable considerar este aspecto ya que estas alteraciones están relacionadas con el bienestar negativo en los bucerros.

En correspondencia con lo anterior, y con base a datos no publicados por López et al. [35] observaron comportamientos similares a los informados por Kumar [33], de succión cruzada en bucerros cuando fueron retirados posteriores al ordeño de sus madres y alimentados con reemplazante lácteo y concentrado. Las validaciones contaron dos variantes de crianza artificial de bucerros, donde en uno se empleó el apoyo de las búfalas y en otra, solo la presencia del bucerro a la hora del ordeño, ambas prácticas empleadas para estimular la bajada de la leche en los sistemas de cría empleados en Latinoamérica.


 

Efectos reproductivos

Es bien sabido que el amamantamiento y la sola presencia de la cría son dos de los factores más importantes que afectan la duración del anestro posparto en el ganado de carne [36,37]. El amamantamiento continuo favorece la formación del vínculo madre-cría y el bienestar de los terneros, pero la reactivación ovárica y el estro posparto podrían retrasarse ya que el amamantamiento tiene un efecto inhibidor sobre las secreciones de la hormona luteinizante (LH) [38], mientras que el destete disminuye el intervalo en la aparición del primer estro [39]. Por lo tanto, el destete temprano elimina los efectos supresores en el eje hipotálamo-hipófisis-gónadas acelerando la reanudación temprana de la actividad ovárica y mejorando el rendimiento reproductivo en las búfalas [40,41].

No obstante, en rebaños venezolanos de búfalas sometidas a ordeño manual o mecánico donde se mantiene la relación de un macho reproductor por cada 25 búfalas no se ha observado ese efecto del amamantamiento que se presenta en el ganado vacuno, y esto lo hemos corroborado en las palpaciones rutinarias que se van realizando en los rebaños que están en ordeño, donde observamos que el reinicio de la actividad ovárica promedio se ubica entre los 40 a 45 días posparto y cerca de un 20 % de las búfalas en la época favorable de partos (en Venezuela, Julio-Agosto hasta Enero) presentan un comportamiento muy similar a los equinos que manifiestan estro fértil a los 18 a 22 días posparto lo cual es corroborado al momento de realizar los diagnósticos de gestación.


En un estudio realizado con búfalas en estabualción en la India se encontró que el destete realizado a los 3 días posparto acortó la aparición del primer estro conductual (128 Vs. 53 días posparto, respectivamente), además, mejoró la tasa de concepción (29 Vs. 25 %, respectivamente) en comparación con las hembras que se mantuvieron en amamantamiento contínuo [42]. Lo anterior, es importante ya que las búfalas experimentaron entre uno y dos estros para lograr una reproducción exitosa entre los 70-90 días después del parto, manteniendo un intervalo entre partos entre 13-14 meses. En otro estudio en el norte de Vietnam en sistemas de pastoreo, se descubrió que el destete de bucerros con el uso de dispositivos nasales anti-amamantamiento colocados a los 120 días de edad ocasionó que el primer estro posparto (173 Vs 198 días posparto, respectivamente) y la primera concepción (177 Vs. 210 días posparto, respectivamente) aparecieran más rápido en comparación con el amamantamiento contínuo [43].

Por lo tanto, es importante tomar en cuenta que se deberían implementar estrategias para acelerar la reanudación de la actividad ovárica posparto y mejorar la tasa de concepción, el destete o la separación temprana durante un tiempo determinado como ocurre en ganado vacuno también podrían aplicarse al ganado bufalino [36-38,41]. Sin embargo, si el destete es realizado inmediatamente después del parto se debería considerar una alimentación óptima para los bucerros con el fin de evitar condiciones de crianza subóptimas (ver más adelante).

Efectos en la producción de leche

La leche de búfala contiene un alto contenido de sólidos totales, con un contenido en promedio de proteínas de 3.90 % y 6.9% de grasa [44].  Por lo cual, estas características son muy apreciadas para la elaboración de diversos productos lácteos entre los más importantes se encuentra el queso “Mozzarella di Bufala Campana” el cual cuenta con denominación de origen pero su consumo es distribuido mundialmente [45,46].

El destete temprano, por lo tanto, podría ofrecer la ventaja de favorecer la producción de leche incrementando los beneficios económicos para los productores como ocurre en el ganado vacuno. No obstante, una de las principales razones para no destetar a los bucerros al parto o en una etapa temprana puede deberse al temor de los productores a generar problemas de eyección de leche durante el ordeño [31]. Según algunos autores, entre el 20-25% de las búfalas no se habituán a la separación de sus bucerros (generalmente esto es mayor en búfalas de primer parto, que si se le separa a la cría o esta se muere tienden a secarse súbitamente), se ha observado que las búfalas expresan conductas de nerviosismo y agresividad dificultando el ordeño e incrementando el tiempo de eyección de leche [19,20]. Lo anterior, también esta relacionado con un incremento en los problemas de mastitis en las búfalas debido a mayor cantidad de leche residual en la glándula mamaria, aún, cuando los búfalos son considerados menos susceptibles que el ganado vacuno [45,47].



Estos problemas en la eyección de leche probablemente se deben a que la formación del vínculo madre-cría puede ocurrir durante las primeras horas de vida y, por lo tanto, la separación permanente de la cría de la madre podría ser estresante tanto, para la madre como, para las crías [24]. Además, las búfalas presentan algunas características anatómicas que las vuelven particularmente más susceptibles a retener una mayor cantidad de leche. Las búfalas presentan una pequeña cisterna en la ubre y solo el 5% de la leche se almacena allí en comparación con las vacas que pueden almacenar hasta el 20% [7,48]. El resto de la leche se almacena en los alvéolos y en pequeños conductos, que dependen de estímulos externos como el amamantamiento de los bucerros (Figura 5) para generar la secreción de oxitocina a nivel de la neurohipófisis y a su vez, la contracción alveolar y finalmente la eyección de leche [45,49].
 

Cuando la eyección de leche en las búfalas es inadecuada, comúnmente se aplica oxitocina exógena para permitir la eyección completa de leche de la ubre. No obstante, este procedimiento a largo plazo puede reducir la eyección de leche debido a la ausencia de liberación de oxitocina endógena [48]. Es importante saber que no solo la separación de la cría podría afectar la eyección de leche, también es necesario considerar algunos otros factores como la exposición a diferentes estímulos novedosos, alimentación, ruidos de la máquina de ordeño y la interacción con el humano inadecuada [45,49,50]. Por lo tanto, se pueden considerar algunas otras técnicas para inducir la eyección de leche como, el lavado manual de la ubre y la alimentación durante el ordeño [48].


Una posible solución para destetar a los bucerros de forma temprana y favorecer la cantidad de leche producida es mediante el uso de “maniquies” o bucerros ficticios [20]. En un estudio realizado en la India se encontró que las búfalas que tuvieron un bucerro ficticio presentaron un tiempo de eyección de leche significativamente menor (2.4 Vs 3.0 min), produjeron más leche (8.29 Vs 6.74 kg) y tuvieron un temperamento más tranquilo en comparación con las búfalas que fueron separadas de sus bucerros al parto [20]. Estos resultados podrían suponer que el uso de los bucerros ficticios podrían ser de gran utilidad ya que proporcionan una estimulación similar al uso de bucerros propios permitiendo así destetar de forma temprana.

Por lo tanto, de manera general, es de esperar que el destete de bucerros a edades tempranas trae ciertas ventajas y desventajas para el productor y el sistema de cría, de ahí, la necesidad que el productor se mantenga en constante superación y pueda aplicar de manera correcta las estrategias de manejo que permitirán potenciar la producción (Ver parte 2).

COMENTARIOS

Norberto Otero | Cauca, Colombia
23 de Mar, 2020 11:43:35 am
  • 0
  • j
  • 0

RESPONDER

Cordial saludo. Excelente artículo, soy profesor universitario y me alegra mucho conocer de la actividad bufalina, importante hoy en los sistemas productivos de muchos países incluyendo en nuestro Colombia. Importante como apoyo académico para nosotros y nuestros estudiantes. Mil gracias.

COMENTAR ESTE ARTÍCULO

S

Para comentar sobre este artículo es necesario ser un usuario registrado.

Si aún no tienes tu cuenta, puedes crearla fácilmente y disfrutar de contenido exclusivo.

Derechos reservados © 2000 - 2020, Pecuarios.com, Aviso de privacidad