• u
    • REGÍSTRATE AQUÍ
  • INICIAR SESIÓN

En Leptospirosis Bovina ¿A quién le creemos? - Columna AMVEB Laguna

  • 1
  • j
  • 0
i

México tiene una tradición de investigación médica  en Leptospiras que data de principios del siglo XX cuando el Dr. Noguchi, quién aisló a la bacteria y propuso la creación del género, llega a la ciudad de Mérida en Yucatán, e inicia en México los estudios sobre leptospirosis en 1919 y a partir de esta fecha continúan los trabajos por Pérez-Grovas, Varela y Zavala entre otros.

En la literatura que abarca varias décadas sólo existen publicaciones esporádicas con algunos trabajos sobre muestreos serológicos, por lo cual no se dispone de información suficiente para tener una visión retrospectiva de esta enfermedad. Sin embargo, ahora pueden identificarse en nuestro país varios grupos de trabajo que hacen estudios sobre leptospirosis, la mayoría están ubicados en la ciudad de México y recientemente han aparecido publicaciones de nuevos grupos interesados en esta enfermedad que se encuentran en varias ciudades del país. Algunos médicos veterinarios se especializaron en el tema, casos como el del Dr. Jorge Torres Barranca de la U. Autónoma Metropolitana, el Dr. Ricardo Flores Castro del INIFAP-CENID Microbiología Animal y en fechas más recientes el Dr. Alejandro de la Peña Moctezuma, de la UNAM, que como investigadores nacionales de reconocido prestigio  reportan activamente a partir de los años 70´s y 80´s del siglo pasado. Jóvenes doctorados en el extranjero en aquellos años, sus líneas de investigación, equipos MVZ especialistas formados con ellos  y su academia siguen vigentes hasta la fecha.

La investigación en México es prolija. Debido a su complejidad la forma más eficaz de prevenirla es mediante la vacunación y medidas de bioseguridad.  El diagnóstico, identificación y clasificación de Leptospira spp, son importantes en los sistemas de vigilancia epidemiológica, y son la base de cualquier método de control. La leptospirosis en bovinos, causa serias pérdidas económicas debido a problemas como abortos, mortinatos, fetos momificados, nacimientos prematuros, infertilidad, nacimiento de crías débiles, además de disminución en la producción de leche. El bovino actúa como hospedero de mantenimiento de esta bacteria. Se ha considerado la serovariedad hardjo  como la más importante en bovinos, por ser una serovariedad adaptada a ésta especie. Un dato relevante es que con la nueva clasificación genómica la serovariedad hardjo se diferencia en dos genotipos: hardjo prajitno  adscrito a la genoespecie interrogans y hardjo bovis adscrito a la genoespecie. Borgpetersenii. La prueba de aglutinación microscópica (MAT) es el método de referencia para el diagnóstico serológico de la leptospirosis, esta técnica es cuantitativa y es serovariedad específica. La especificidad de serovariedad es un aspecto fundamental en el diagnóstico y en la inmunidad de la leptospirosis, en conclusión puede entenderse la importancia de definir y caracterizar antígenos específicos de especie, serogrupo y serovariedad para definir estrategias para su prevención y control. En un estudio reciente (único publicado hasta la fecha) se ha definido la prevalencia serológica de la Leptospirosis en la Comarca Lagunera;  Se analizaron los resultados del diagnóstico de 1,146 sueros de hembras de bovinos raza Holstein , de vacas nativas y de vacas importadas. Todos los animales nativos presentaron antecedentes  de abortos  e infertilidad y todas las muestras  proceden de 42 establos altamente tecnificados de la región de la Comarca Lagunera, Un estudio con significancia estadística. El análisis indicó que existe un  93.71 % de las muestras fueron  positivas a una o más serovariedades de Leptospira interrogans dejando evidencia de que existe una alta correlación entre la presentación de  aborto y problemas reproductivos con  la evidencia serológica de la presencia de leptospira  (>80 %).

Por otro lado este estudio nos permitió conocer y  definir el  perfil serológico en la zona y de ésta manera identificar modificaciones futuras en el presente patrón  antigénico contra el que debemos proteger  al ganado.

Existen varias premisas que, desde nuestro punto de vista, hay que considerar en el diseño de un programa de control de la leptospirosis bovina, la primera es que en base a la información epizootiológica la decisión compete al Médico Veterinario como especialista sanitario. La segunda premisa es que la leptospira, que no tiene un signo, síntoma o lesión  patognomónicos, es todo un síndrome, un conjunto de signos y síntomas  complejo de evaluar clínicamente, se requiere necesariamente como condición “sine qua non”, el diagnóstico que indique la presencia de leptospira en el hato, éste diagnóstico tiene que ser serovar específico. La tercera premisa es que, en base a lo anterior, hay que vacunar contra las serovares presentes en la zona, hay una falsa idea de que algunas serovares no son patógenas y todas los son. La cuarta premisa es que aunque hay algunas  recomendaciones universales, cada establo presenta un comportamiento específico de cada enfermedad y tendrá que ser analizado por el MVZ responsable. La quinta premisa es establecer que criterio de vacunación se va a utilizar, si es un programa independiente de control de la leptospirosis bovina o si va asociado, o  combinación de ambos. Se ofrecen numerosos programas de inmunización y prevención de leptospirosis en ganado lechero con vacunas de leptospira polivalentes, polivalentes asociadas a vacunas virales, una monovalente con el genotipo hardjo prajitno y monovalentes con el genotipo hardjo bovis.

Existen diferenciales en precios de más del 50% entre marcas comerciales con productos equivalentes. Dado que la leptospira se considera un elemento importante en las causas de aborto de origen infeccioso e infertilidad  se recomienda inmunizar a los bovinos contra las 10 serovariedades del genotipo L.interrogans de mayor  prevalencia en la Comarca Lagunera  incluyendo la serovar L.hardjo prajitno  y L. tarassovi como lo muestra el estudio, todas ellas con posibilidad de diagnóstico mediante MAT, la frecuencia recomendada es de 6 a 8 meses entre aplicaciones, en casos de muy alta prevalencia se recomienda cerrar el calendario inclusive a cada cuatro meses. ya sea en vacunaciones masivas o por grupos debe diseñarse con periodos de nos mas de 8 meses de intervalo. Las bacterinas con 5 serovares (L5) están fuera de toda consideración, no abarcan las serovares presentes, ni las más importantes y su costo es equivalente. Se recomienda  la vacunación adicional con el genotipo L.borgpetersenii hardjo bovis  Recuerde que el riesgo de infección depende entre otras cosas, por un lado de la presencia y virulencia del agente invasor y de  la susceptibilidad del huésped (está protegido o no) y  por otro el número de veces y grado en que se expone el animal susceptible a la fuente de infección, en un ambiente en que ya comprobamos que está contaminado. ¿A quién le creemos? Sin ninguna duda al diagnóstico. Apostamos a la prevención o corremos el riesgo. ¿Usted qué opina?

AMVEB Laguna, es una organización de profesionistas sin fines de lucro. La capacitación es parte importante de nuestra misión.

Para mayor información, consulte al MVZ, MA, Esp .Cert. Arturo C. Sánchez Mejorada Porras

arturosanchezmejorada@msn.com

http://www.amveblaguna.com/

 

COMENTAR ESTA NOTA

S

Para comentar sobre esta nota es necesario ser un usuario registrado.

Si aún no tienes tu cuenta, puedes crearla fácilmente y disfrutar de contenido exclusivo.

Derechos reservados © 2000 - 2019, Pecuarios.com, Aviso de privacidad