Inicia sesión | Regístrate

El estrés, el enemigo a vencer para el éxito en la recepción de ganado en el Feedlot

i
Autor: César Ruiz
  • A
  • A
  • A



Cuando se habla del estrés, generalmente se le ubica como un padecimiento “del hombre moderno” y lo relacionamos con las reacciones fisiológicas que se desencadenan como resultado de su vida diaria; por el tránsito lento y muy competitivo en sus recorridos diarios, por los resultados productivos o numéricos de su trabajo, por la salida de un vuelo; hasta las relaciones sociales con vecinos, compañeros de trabajo o de estudio generan esas reacciones en la fisiología que llamamos estrés.

Muy pocas veces pensamos que el estrés también lo padecen los animales y, en menos ocasiones, pensamos en el nivel de estrés que les provocamos cada día con nuestro trato. En el caso de este artículo, trataremos el estrés en los animales de la cadena productiva del corral de engorda; ¿cuáles son los efectos del estrés, qué consecuencias tiene en la salud? y, lo más importante, ¿cómo y dónde se generan estos niveles de estrés para poder controlarlos o evitarlos?

Los mamíferos, incluyendo los destinados a la producción de alimentos, tienen una estructura cerebral que les permite sentir temor y dolor; y es muy probable que lo hagan de la misma manera que los humanos. El temor y el dolor son causas muy importantes de estrés en el ganado (3).

Iniciemos por entender ¿Qué es el estrés?

Estrés proviene del latín stringere, que significa “apretar”, es una palabra que, a su vez,  proviene del francés antiguo estresse.

Se considera estrés a las reacciones fisiológicas que un organismo pone en marcha como mecanismos de defensa para afrontar una situación que se percibe como amenazante. El estrés es la manera que el cuerpo responde a este desafío (4).

De manera natural los animales presentan una actitud de alerta y reaccionan ante cualquier estímulo novedoso que observan o escuchan; por lo que poder activar estos mecanismos de defensa es un comportamiento innato que le permite sobrevivir en estado libre (7).

En el caso de los animales para producción, las reacciones de defensa se ponen en marcha cuando un animal sufre un estado de tensión nerviosa producto de diversas situaciones a las que se enfrenta cada día en la explotación en la que vive.


También, el estrés puede entenderse como una respuesta biológica producida cuando un individuo percibe una amenaza a su Homeostasis. Este término, fue ampliado y mejorado por Walter Cannon (Respuesta de lucha o huida), y lo describe como un estado estable de los parámetros fisiológicos, al que se puede llegar mediante el equilibrio de los mismos (6).

Este esfuerzo en el equilibrio se desarrolla en tres etapas consecutivas denominadas:

  1. Fase de alarma simpática (breve, fugaz),
  2. Fase de resistencia (duradera, estrés) y
  3. Fase de agotamiento (pérdida de la adaptación y ruptura del estado de salud; distrés).

Por lo tanto, resulta importante determinar cuándo el estrés se transforma en distrés y cómo poder medir ambos para diferenciarlos (6).

Las amenazas o estímulos que alejan al individuo de la homeostasis se conocen como factores estresantes o estresores. Estos últimos se pueden dividir en varios grupos según su naturaleza, duración e intensidad (7).

De acuerdo a la naturaleza de su origen, los factores estresantes pueden ser divididos en factores físicos, sociales (resultantes de las interacciones con los individuos de la misma especie) y las prácticas relacionadas con el manejo.

De acuerdo a la duración de la respuesta generada, se clasifican en agudos (simples y de duración limitada) o crónicos (duración prolongada). Un estresor agudo puede pasar a tener una respuesta de estrés crónico si se presenta en forma repetida o cuando su intensidad es anormalmente alta.

Las respuestas al estrés no son procesos fisiológicos simples ni constantes sino que dependen de la duración e intensidad del estímulo y de la experiencia de los animales.

Todos estos tipos de estresores inducen diferentes respuestas, tanto conductuales como fisiológicas.
 

La entrada de ganado a la engorda es la etapa más crítica dentro del proceso de engorda. Es la etapa en la que los animales se someten a gran cantidad de cambios y manejos generadores de estrés (2). Hemos leído, en muchos artículos publicados, la siguiente afirmación –“Un objetivo de cualquier plan para una recepción exitosa debería ser minimizar el estrés en los terneros recién recibidos.”.

Pero, se nos olvida que esta llegada del lote de ganado al corral de engorda va precedida por una larga lista de factores estresantes desde el rancho de origen hasta que se encorrala en el área de recepción; por lo que deben supervisarse todas estas actividades previas a la llegada de los animales al Feedlot, desde su agrupación y su transporte, para asegurar que se disminuyen las condiciones de estrés (9).

Es importante la supervisión de todas estas actividades ya que la presencia de cada uno de esos factores estresantes va acumulándose en el animal (11) como si se estuviesen acomodando las fichas de dominó (Figura 1) que, al caerse una de ellas, hará que el llamado “efecto dominó” sea más intenso; es decir, el resultado en la fisiología de cada uno de estos factores estresantes son acumulativos, lo que significa que cuando varios factores estresantes inciden al mismo tiempo, la respuesta del cuerpo al estrés será mayor que si el animal fuese expuesto a un solo valor (7).

Estos son los factores estresantes a los que el becerro se enfrenta:

En el rancho de origen:

  • Marcaje con fuego del propietario, del CN correspondiente.
  • Arete de identificación individual
  • Pruebas sanitarias (Tb y Br)
  • Arreo con puya de los animales para el corte,
  • Corte de los animales a venta
  • Separación de su grupo (posiblemente coincida con el destete).
  • Embarque al Centro de Acondicionamiento (CA), agrupados con otros animales que están sufriendo el mismo estrés.
  • El becerro tiene contacto con desafíos físicos y, hasta ese momento, desconocidos (rampas, superficies resbaladizas, densidad de carga, movimiento, ruido, vibración, condición de temperatura, etc.).
  • Ruta, tiempo y kilómetros a recorrer; cambio de climas durante el trayecto. Privación de alimento y agua. Imposibilidad de descanso.

En el Centro de Acondicionamiento:

  • Llegada, Desembarque. Traslado a un corral para beber; mezclándose con bovinos de diferente procedencia, cambio de medio ambiente, olores y sonidos extraños y contacto con personal desconocido. Cambios en la estructura social del nuevo lote. El becerro se ve sujeto a la jerarquización con los becerros que ya ocupaban el corral; el becerro viene en condiciones físicas mermadas, adolorido, entumecido y con hambre y sed, lo que incrementa el estrés.
  • Alimentación desconocida; generalmente en base a Pajas, Pollinaza y un poco de grano molido.
  • Condiciones inadecuadas en las instalaciones (densidad, espacio de comedero, altura del comedero, acceso al bebedero, espacio de sombra, etc.)
  • Formación del lote a embarcar
  • Arreo en su salida del corral
  • Embarque
  • Transporte

 

En la engorda (Feedlot):

  • Llegada
  • Descenso del camión
  • Pesaje (pudo haberse pesado dentro del camión y luego hacer el destare).
  • Arreo a su nuevo corral en el Feedlot.
  • Nuevo clima, nuevos olores, sonidos desconocidos, materiales de las instalaciones desconocidos
  • Nuevas personas
     

Todos estos factores estresantes desencadenan reacciones conductuales en el ganado que se traducen en estrés físico, fisiológico o psicológico y que afectan al bienestar animal (9).

Por lo tanto, el estrés, es el común denominador en el ganado en la etapa de recepción en el Feedlot, y es el componente principal para que se desencadene alguna enfermedad; todo lo que se haga para contrarrestarlo favorecerá la resistencia o la adaptación del animal a su nuevo ambiente.

Es innegable que es durante los manejos de compra-venta en los centros de acondicionamiento y el transporte de los animales, en donde reciben el mayor estrés, debido al manejo excesivo, la exposición a patógenos, los cambios en el medio ambiente y la alimentación; lo que propicia un incremento en la morbilidad en los primeros días que permanecen en el corral de engorda (5).

Una vez que el lote de ganado ha llegado a la engorda, el consumo de agua es vital, que sea fresca (no fría) pues genera de inmediato una dilución de la acidez en rumen generando un efecto buffer, que junto con la fibra se estimulará el movimiento de papilas ruminales. La disponibilidad de agua es el primer requisito que se debe cumplir en la recepción de ganado, ya que será el primer impulso que el animal experimenta al llegar a la engorda, es decir, buscará beber agua (Rehidratación) y relajarse (Reposo) en tanto seamos capaces de conferirle un espacio de tranquilidad y descanso; cumplir, casi de inmediato con 2 de las 3 “R” de la Recepción (Rehidratar, Reposar y Reacondicionar el Rumen) (10).

¿QUÉ DEBEMOS HACER PARA DISMINUIR LOS ESTRESORES?

Seré muy insistente en que los gerentes o encargados de las engordas, deben “salir” de su operación para identificar los factores estresantes que se van acumulando en otros manejos que recibe su ganado. La actitud en la mayoría de las engordas es de que “el ganado me interesa de la puerta para adentro, saber a qué hora llegó, cuántos animales son, llegaron todos bien, hay animales caídos, con qué merma llegaron, etc. (Figura 2). 

Veamos como identifican en los Estados Unidos factores estresantes en manejos previos a la llegada a la engorda. Como parte de un estudio por la NAHMS Feedlot 2011 (National Animal Health Monitoring System), se pidió a los encargados de las engordas que evaluaran una lista de seis prácticas de manejo previas a la llegada del ganado para que fuesen calificadas como “extremadamente efectivas, muy efectivas, algo efectivas o no efectivas”(1) para reducir la enfermedad o la pérdida por muerte en el corral de engorda los resultados se muestran en la Figura 3.

Sabemos que las condiciones de trabajo y organización son muy diferentes entre ambos países y no pretendo dejar reglas o protocolos de manejo para el ganado; solo pretendo que observen como estas prácticas previas a la llegada a la engorda, van encaminadas a reducir los manejos que acumularan factores estresante en el ganado de inicio y que pueden abrir la puerta a enfermedades, sobre todo del tipo respiratorio.

Es muy interesante observar, según esta encuesta, como la mayoría de los encargados entrevistados, consideran que castrar y descornar (91.6%) los animales 4 semanas antes de enviarlos a la engorda y vacunarlos con la Vacuna Viral Pentavalente (85.4%) 2 semanas antes del destete, son los manejos que ellos pedirían a los productores de becerros.  

Haré un par de preguntas para todos los gerentes de engorda o propietarios ¿Por qué no se tiene el puesto de encargado de Recepción de ganado? Y ¿Por qué no tenemos una cuadrilla de Recepción de ganado?
 

Si todos estamos de acuerdo en que una buena recepción de ganado es la base del éxito en la pirámide de la productividad en el corral de engorda habrá que trabajar en especializar estas actividades, capacitar al personal y así lograr bajar la morbilidad, la mortalidad, los días para recuperar la merma de traslado y obtener mayores parámetros de producción en los primeros 15 a 21 días?  (Figura 4).

Otra actividad importante que demos hacer es identificar todas las actividades previas a la llegada de los animales al Feedlot, que incluyen su agrupación y su transporte, para supervisarlas y asegurar que se disminuyen todas estas condiciones de estrés, en una palabra dejar de acumular “fichas” de dominó y evitar que se realice el “efecto dominó” (FIGURA 5).

Otras recomendaciones para controlar los factores estresantes:

  • Capacitación a los choferes de transporte de ganado. Esto hará que se hagan responsables del embarque gentil de los animales rumbo a la engorda.
  • Establecer el sistema RUTIGENCO para los choferes de los camiones.

(RUTIGENCO: Ruta, la mejor; el menor Tiempo de transporte y Gentileza en la Conducción).

  • Tomar en cuenta que el animal que fue estresado por el manejo de embarque; durante el viaje, al pasar algunas horas ya ha logrado un relajamiento y su proceso de recuperación está adaptando sus sistemas para sobrevivir (Homeostasis). Por lo que, en la llegada a la engorda, es sumamente importante evitar nuevos factores estresantes. Las consecuencias económicas de provocar nuevos estresores se verán reflejadas en mayor morbilidad y menor consumo de alimento, lo que lleva a un efecto en su salud y costo en la productividad.
  • Para cumplir con el punto anterior, necesitamos una capacitación constante en la Importancia del Bienestar Animal a todo el personal operativo.
  • Inmediatamente a la llegada del ganado, manejarla con gentileza y llevarlo a un corral, limpio, seco y con espacio de comedero mayor a los 30 cm por cabeza, que tenga acceso a agua limpia y fresca; corrales sombreados y lejos del ruido (desconocido para el ganado) de los procesos de la engorda.
  • Es la responsabilidad moral de las personas el asegurar su bienestar, y evitar que sufran incomodidades, estrés o lesiones innecesarias. El manejo del ganado en forma eficiente, experta y calmada utilizando las técnicas e instalaciones recomendadas y tomando medidas para evitar el dolor y las lesiones accidentales, reducirá el estrés en los animales y se evitarán así deficiencias en la calidad de las carnes y de sus productos derivados.
  • El bienestar animal consiste en realizar el compromiso conjunto de todos el personal de la engorda, hasta los que participan indirectamente, en la disminución de los factores estresantes y otorgar mayor confort en los animales para lograr optimizar el resultado productivo y económico de los bovinos. Es indispensable “el correcto funcionamiento de todos los órganos y sistemas fisiológicos en el animal para lograr su mayor potencial productivo”.
  • Todo esfuerzo encaminado a disminuir los factores estresantes y favorecer el confort tendrá una repercusión económica en el corral de engorda, que se podrá evidenciar en los parámetros productivos como GDP, CA o menos días de Engorda.

 

CONCLUSIONES:


El manejo del ganado en forma eficiente, experta y calmada utilizando las técnicas e instalaciones recomendadas y tomando medidas para evitar el dolor y las lesiones accidentales, reducirá el estrés en los animales y se evitarán así deficiencias en la calidad de las carnes y de sus productos derivados (3).

En los últimos años se ha dado una importancia creciente a la reglamentación sobre bienestar animal debido a que aquí confluyen varias especialidades; el comportamiento natural del animal, la fisiología del estrés y el manejo correcto de los animales.

Por esta confluencia es muy importante, para el futuro de las explotaciones, lograr una relación directa entre controlar todos estos factores estresantes y la obtención de niveles de producción estables y competitivos a mediano y largo plazo, mediante una mayor concientización a los trabajadores sobre las necesidades de los animales, así como el rechazo hacia los abusos.

BIBLIOGRAFÍA:

(1) Animal and Plant Health Inspection Service. Importance of Pre-arrival Management Practices to Operators of U.S. Feedlots. Veterinary Services. July 2012

(2) Cano, E.: La importancia del estado inmunitario en la recepción de los terneros al cebadero. Veterinaria Digital. Panamá. Noviembre de 2017.

(3) Chambers, P. y Grandin, T.: Directrices para el Manejo, Transporte y Sacrificio Humanitario del Ganado. Food and Agriculture Organization of the United Nations Regional Office for Asia and the Pacific. 2001.

(4) Consejo general de Psicología de España. ¿Qué es el estrés? Santander, España. 2010.

(5) Garza, J.: Importancia de la nutrición, en la inmunidad y la salud del ganado de recepción. Ganadería.com. junio 2017.

(6) Goldstein, D.: Walter Cannon, Homeostasis, the Fight-or-Flight Response, the Sympathoadrenal System, and the Wisdom of the Body. National Institute of Neurological Disorders and Stroke, Bethesda, Maryland.USA.2009.

(7) Odeón, M.M. y Romera, S.A.: Estrés en ganado: causas y consecuencias. Revista Veterinaria 28 (1): 69-77.Corrientes, Argentina. 2017.

(8) Orozco, G.R.: El estrés como factor de impacto económico en la productividad del corral de engorda. Entorno Ganadero. BM Editores. Julio 2020.

(9) Romero, P. M., Uribe V. L., Sánchez. V.J.: Biomarcadores de estrés como indicadores de bienestar animal en el ganado de carne. Departamento Salud Animal, Facultad de Ciencias Agropecuarias, Universidad de Caldas. Colombia. Biosalud Vol. 10 (1) Manizales junio 2011.

(10) Ruiz, C.: PROGRAMA DE MANEJO A LA RECEPCIÓN EN UN CORRAL DE ENGORDA. Virbac Info al Día Núm. 32. Octubre 2017.

(11) Wes, I.: Join the club, buddy; Research shows feedlot cattle stressed out, running on empty, too. February 2018

COMENTARIOS

Eliseo Velazco | Veracruz, México
28 de Ago, 2020 08:24:13 am

RESPONDER

Excelente punto de vista, una perspectiva integral. Ojala fuese medible, entonces podríamos justificar las acciones. 

Ramon Toral | Puebla, México
28 de Ago, 2020 08:34:11 am

RESPONDER

Excelentes puntos de interés para el manejo del ganado.

Eduardo Daus | Buenos Aires, Argentina
28 de Ago, 2020 08:36:54 am

RESPONDER

Excelente, estoy totalmente de acuerdo. El maltrato unido a las instalaciones inapropiadas, falta de agua y piso, contribuye a estresar tremendamente a los animales generándose importantes pérdidas. La compasión por los animales es una asignatura pendiente atribuible lamentablemente a muchos productores.

JORGE LUIS VALLEJO | Oaxaca, México
28 de Ago, 2020 02:13:40 pm

RESPONDER

En lo que respecta al transporte rutigénico, también es importante considerar el tipo de suspensión del vehículo, siendo mejor la que es de tipo neumática que es suave en comparación con la de muelles.

Cesar Ruiz | Sinaloa, México
31 de Ago, 2020 07:15:19 am

Hola Jorge Luis,  gracias por tu aporte; tienes razón, en el concepto RUTIGENCO también debemos cuidar el tipo de suspensión de los vehículos y buscar aquella que haga más confortable el traslado de los animales.

Javier Olivares | Jalisco, México
28 de Ago, 2020 05:17:15 pm

RESPONDER

Excelente información.
Luis Arturo Gómez | Veracruz, México
02 de Sep, 2020 05:49:09 pm

RESPONDER

Excelentes puntos a considerar que dependen mucho de la capacitación y entrenamiento de todos los agentes involucrados con el manejo de ganado, para evitar el estrés en los animales desde su origen, embarque, traslado, desembarque y encierro en corral de engorda.

Diego Esteban | Querétaro, México
04 de Sep, 2020 11:57:52 am

RESPONDER

Muy buen artículo, muy claro, ¡Gracias!

COMENTAR ESTE ARTÍCULO

S

Para comentar sobre este artículo es necesario ser un usuario registrado.






Olvidé mi contraseña

Si aún no tienes tu cuenta, puedes crearla fácilmente y disfrutar de contenido exclusivo.